¡Llámanos! Teléfono: 91 402 51 84   Fotos casos reales 

Complicaciones de cirugía plástica: mastopexia y/o reducción de pecho. Posibles complicaciones con la elevación de pecho y/o mamoplastia de reducción mamaria

Complicaciones mastopexia y/o reducción de pecho

La cirugía plástica como la medicina en general no está exenta de complicaciones y es por ello por lo que se da a firmar el tan temido consentimiento informado. El objetivo del consentimiento informado no es “meter miedo” al paciente sino simplemente informar de que una cirugía plástica se puede “torcer”. La responsabilidad del médico en estos casos es manejar apropiadamente la complicación para que no de lugar a ninguna secuela o en caso de existir ésta que sea lo menor posible.

Una complicación no es una neglicencia

Es muy importante insistir en que una complicación no es una negligencia. Una complicación puede aparecer aunque se haga todo perfecto, por eso es tan importante acudir a las revisiones postoperatorias y ojalá puedas irte de la consulta con la sensación de que con razón se dice “más rápido que una visita al médico”, esto quiere decir que no hoy nada de qué preocuparse.

Efectivamente un médico tiene que preocuparse porque su tasa de complicaciones sea lo menor posible pues parte de tu prestigio viene con ello. Aunque también es cierto que, como decimos los médicos, “solo tiene complicaciones el que opera”, es decir, cuanto más operas por pura estadística más complicaciones tienes. Insisto en lo que antes he indicado, lo importante es vigilar, estar en alerta, y que esto se quede en un pequeño “susto” para el paciente sin secuela alguna, como por suerte es en la mayor parte de los casos.

Complicaciones derivadas de una mastopexia y/o reducción de pecho

Dehiscencia de la herida quirúrgica

La Dehiscencia de la herida quirúrgica es la complicación más frecuente de una mastopexia y/o reducción de pecho. La zona más común donde tiene lugar ésta es a nivel de la unión de los 3 colgajos cutáneos en la T. En la mayor parte de los casos requiere simplemente de curas 2-3 días a la semana con apósitos hidratantes (ungüentos grasos) para favorecer los que conoce como cierre secundario o espontáneo. En caso de haberse utilizado implantes mamarios es una zona a cuidar para evitar la infección del implante aunque en muy raras ocasiones ocurre esto si esta dehiscencia es tratada apropiadamente y de forma precoz.

Necrosis de areola-pezón

Es sin duda la complicación más temida pero es muy infrecuente, por debajo del 1-2%. En la mayor parte de los casos las necrosis son parciales y no totales por lo que al año de la intervención esta necrosis es prácticamente imperceptible al dar lugar a una cicatriz de características muy similares a la propia areola. El tabaquismo efectivamente es un factor de riesgo para esto ocurra, aunque el factor principal es el manejo cuidadoso de los tejidos durante la cirugía. En cualquier caso es fundamental la revisión de la mama intervenida a las 8 y 24 horas pues en caso de congestión venosa de la areola existen técnicas para detener la evolución de este sufrimiento areolar.

Cicatrices no estéticas

A pesar de que la elección del procedimiento y la habilidad quirúrgica son importantes, la naturaleza de los tejidos y la piel de las pacientes con frecuencia son los determinantes críticos de la calidad de las cicatrices pudiendo dar lugar a cicatrices no estéticas por ser ensanchadas, pigmentadas, con relieveEs muy importante el buen manejo postoperatorio de las cicatrices con esparadrapos de compresión, tiras de silicona, masaje, protección solar, geles de silicona, corticoides tópicos o incluso en ocasiones con resecciones quirúrgicas.

Cicatrices retráctiles

La cicatriz retráctil tiene lugar especialmente en la cicatriz horizontal y en la cicatriz vertical. Ésta se debe a un exceso de cicatriz interior propiamente dicha y requiere de un diagnóstico precoz para que mediante masaje y tracción vayamos venciendo al propio proceso de cicatrización. Esta manipulación será dolorosa durante los primeros días pero en cuestión de pocos días dejará de ser molesta.

Seroma

Los seromas tienen lugar en caso de haberse empleado implantes mamarios. En la mayor parte de los casos no hay que hacer nada y el seroma se reabsorbe por sí mismo en pocos días. En cambio, si éste es de un volumen considerable puede ser necesario su drenaje postoperatorio.

Hematoma

El hematoma es debido a un sangrado postoperatorio y tiene lugar en las primeras 24 horas tras la intervención. Si éste tiene un volumen considerable debe drenarse para evitar a posteriori retracciones y deformaciones de la mama, infecciones del propio hematoma, seromas diferidos…

Necrosis grasa

La necrosis grasa suele aparecer a los 5-7 días de la intervención y cursa con un enrojecimiento, dolor e induración de la mama en ocasiones acompañado de un pequeño drenaje de líquido amarillento. En ocasiones puede ser necesaria la resección de los nódulos que puedan persistir tras la necrosis grasa.

Pérdida de sensibilidad del pezón

La pérdida de sensibilidad del pezón puede darse inicialmente, pero lo normal es que se recupere con el tiempo. En muchas ocasiones muchas pacientes con gigantomastia ya tienen una sensibilidad preoperatoria disminuida al estar elongados los nervios.

Pérdida de la capacidad de amamantar

La capacidad de amamantar después de la cirugía plástica  se suele conservar, pero existen casos descritos de trastornos de la lactancia.

Malposición de pezón

En la mayor parte de los casos, la malposición del pezón es temporal y se debe a que una de las mamas va más lenta que la otra. Que una mama tenga la mayor parte de su volumen en la zona inferior o en la zona superior puede condicionar que el pezón mire más para arriba o para abajo. Por ello, esta posible malposición, no debe preocuparnos hasta superados los 6 meses de la cirugía. En caso de existir ésta la solución suele ser bien fácil y mediante anestesia local.

Desilusiones cosméticas

La mayor parte de las desilusiones cosméticas se debe a volumen insuficiente o relleno insuficiente de la parte superior de la mama. Para estos casos se recomienda el empleo de un implante mamario para recuperar volumen allá donde queremos aportarlo con el objetivo de conseguir una forma y volumen mamarios más acordes con la forma deseada, es decir, se corrige con un aumento mamario.

Complicaciones muy infrecuentes

Son casos extremadamente raros pero existen casos de sensaciones anormales de la mama a modo de calor, sensación eléctrica o incluso dolor que se conoce como parestesias; distrofias simpático-reflejas que dan lugar a dolores posteriores.

 

Si tiene más dudas sobre las complicaciones que se pueden dar tras una cirugía plástica, consulta nuestra categoría Complicaciones de cirugía plástica

 VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL DEL BLOG  /  +Ruben F. Garcia-Guilarte

No hay comentarios

Comentarios del blog

Escribe un comentario, el Dr Guilarte intentará responderlo lo antes posible (El email nunca se publica)