¡Llámanos! Teléfono: 91 402 51 84   Fotos casos reales 

Elevación y reducción de mamas


mama tuberosa cirugia mamaria

Protocolo de tratamiento postoperatorio elevacion / reduccion de pecho


El tratamiento postoperatorio después de una intervención de elevación de mamas (mastopexia) o de una reducción de mamas (mamoplastia de reducción) es imprescindible para una correcta evolución de la cirugía, así como para lograr que la paciente tenga una recuperación lo más placentera y temprana posible.

Ambos procedimientos son muy similares. Sus técnicas son prácticamente las mismas, lo que las distingue son las mayores proporciones y elevaciones a realizarse en función del caso clínico.

La RECUPERACIÓN POSTOPERATORIA ACELERADA, nos proporciona esas dos máximas, por un lado incidimos sobre el edema mamario, que en mayor o menor medida, subyace después de toda intervención quirúrgica y por otra parte mediante las técnicas que conforman este completo protocolo de tratamiento, lograremos un postoperatorio muy confortable.

El principal objetivo será pues, la reabsorción y evacuación del edema postquirúrgico, el cual se acumula alrededor de las mamas y provoca una tensión “molesta”. En este estadío, utilizaremos principalmente y de manera muy temprana (al día siguiente de la intervención de aumento de mamas, en el hospital) el DLM (DRENAJE LINFÁTICO MANUAL), que consiste en unos “finos movimientos” realizados en lugares muy concretos de la anatomía de la mama y axilar, y que deben ser siempre llevados a cabo por fisioterapeutas formados en esta compleja técnica. Los primeros días de tratamiento ya se notarán efectos tanto “visibles” como más profundos en sus mamas gracias al DLM, que básicamente acelera el movimiento del sistema linfático, que debido a la intervención se ve saturado por el aumento de sustancias de deshecho que debe absorber y evacuar.

Cuando el Fisioterapeuta y el Cirujano Plástico, generalmente sobre el quinto día desde la intervención, lo crean adecuado, se utilizarán diversas y novedosas técnicas terapéuticas, tales como:

KINESIOTAPE o VENDAJE NEUROMUSCULAR: Técnica revolucionaria en el ámbito de la recuperación de operaciones de cirugía plástica, y basada en la cuidadosa colocación de unas “cintas adhesivas”, con unas direcciones y tensiones muy delimitadas dependiendo sobre qué zona del cuerpo se quiere incidir, para lo cual el Fisioterapeuta debe tener un profundo conocimiento de esta singular técnica de tratamiento. El “KINESIO” nos proporcionará una mejora sorprendente sobre el edema, sobre las cicatrices y sobre el movimiento prótesis-músculo tan importante para que el resultado sea lo más natural posible.

INDUCCIÓN MIOFASCIAL: Otra de las nuevas técnicas que conforman la Recuperación Postoperatoria Acelerada, es una terapia con un gran poder de relajación y que trabaja esencialmente sobre todo el tejido fascial mamario, tan importante en el movimiento de nuestros músculos, piel, órganos…etc. Mediante una sincronización entre las manos del fisioterapeuta y la respiración del paciente, lograremos movilizar tejidos profundos, que ayudarán al correcto asentamiento de las prótesis mamarias y a la formación de una cápsula de calidad. Además en el transcurso de la terapia el paciente logrará un grado de relajación muy satisfactorio y esencial, tan necesario después de una intervención.

TERAPIA MANUAL OSTEOPÁTICA: Utilizaremos nuestros conocimientos en osteopatía en las primeras horas después de la intervención, con el fin de minimizar las molestias a nivel de la espalda y cuello, así como de la articulación del hombro. Mediante suaves maniobras de movilización y cambios posturales, dotaremos a esas articulaciones de su correcto movimiento que se habrá visto alterado. También proporcionaremos al paciente conocimientos sobre qué ejercicios y movimientos puede hacer y cuáles no en los primeros días después de la cirugía.

El tratamiento finalizará cuando el paciente realice todas las actividades de su vida cotidiana con absoluta normalidad, tanto en su trabajo como en su tiempo de ocio.

Por regla general y gracias a este minucioso y estudiado protocolo de tratamiento (RPA) después de 8-10 sesiones de tratamiento a lo largo de 3 semanas la paciente estará completamente recuperada de la intervención y podrá disfrutar de su nueva imagen con todas las garantías de un trabajo perfectamente hecho.